La ética del poder

La noticia del día ha sido la imputación de Dominique Strauss-Khan por acto sexual, intento de violación y detención ilegal de una trabajadora del hotel donde se alojaba en Nueva York. Los jueces son ahora los encargados de investigar su responsabilidad en este episodio, pero mientras tanto uno no puede dejar de indignarse con algunos datos que han salido a la luz.

Esta persona, al frente de uno de los estamentos más conservadores que existe, no siente ningún tipo de rubor por dormir en una habitación de 3000 dólares la noche mientras impone sus recetas ultraliberales para que el sistema capitalista pueda olvidarse por un tiempo de la respiración asistida que lo mantiene con vida.

Está claro que la moderación salarial y la pérdida de derechos sociales deben aplicarse a aquellas personas que nunca podrán permitirse semejante lujo, como la camarera a quien presuntamente agredió. Los atropellos del capitalismo, a escote, se pagan casi sin esfuerzo.

Que se lo pregunten a él…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s