Sábado, 15 de mayo de 2010

Dicen que lo bueno, si breve, es dos veces bueno. Teniendo en cuenta que ésto es un blog -y, para colmo, el blog de un docente-, no cabe otra opción que no sea adaptar el mensaje al medio: lo bueno, si breve, se puede leer dos veces.

Uno trata de ir por la vida en plan esponja, absorbiendo ideas, buenas y malas, que sirven como laboratorio para poner en práctica las propias. La inspiración para escribir esta bitácora surgió al leer a Andrés Neuman, escritor argentino y casi quinto. Qué menos que acordarme de él a la hora de fijar el punto de arranque de abecedé y recomendar su magnífico Cómo viajar sin ver

El día a día de los que vivimos de la tiza da para mucho, y ese mucho merece ser contado. Recuerda: lo bueno, si es breve…


Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s